Dios sabe cómo labrar con cada uno

Homilía del 15º Domingo del Tiempo Ordinario

cathopic_1485487421717819Hay un tema de conversación que es muy recurrente con los padres de familia: haber dado una misma educación a todos los hijos pero con distinto resultado. Recuerdo una madre que se lamentaba de que su marido y ella habían querido desde niños a todos sus hijos por igual, se habían esforzado por educarles en los mismos principios, pero que, llegados a la edad adulta habían seguido caminos diferentes y alguno de ellos no iba por buen camino. Ella se preguntaba con cierta tristeza: ¿cómo es posible? ¿habré sido una mala madre? ¿no habré sabido educar a mis hijos? 

El Evangelio de hoy puede ser una gran luz en estos temas. Jesús cuenta la parábola del sembrador y con ella nos explica que la experiencia de esta madre con la educación de sus hijos, y la de otros muchos padres, es la misma experiencia que Dios tiene con nosotros. 

Porque Dios, al igual que unos padres con sus hijos y al igual que el sembrador de la parábola, siembra para todos la semilla de la fe con la esperanza de que dé mucho fruto. Pero esa semilla no cae igual en unos que en otros, nuestra respuesta es desigual. Si seguimos el hilo de la parábola, unos, como lo sembrado al borde del camino, no dejamos que la semilla de la fe arraigue en nuestro corazón, nos resistimos a que cale en nosotros y rápidamente los pájaros (el Maligno) viene y lo roba; otros, como la semilla en terreno pedregoso, la aceptamos con ilusión durante un tiempo pero somos duros, no dejamos que eche raíz y la olvidamos pronto; otros, como lo sembrado entre zarzas, dejamos que las preocupaciones y afanes de la vida sean en nosotros más fuertes que la Palabra de Dios y por ello la Palabra deja de dar fruto ahogada por nuestras ocupaciones, diversiones e, incluso, por nuestros pecados; pero gracias a Dios hay también muchas personas que sí son tierra preparada para acoger lo que Dios les dice y la semilla germine en ellos y dé el fruto abundante. 

Hay un par de enseñanzas.

Primero, que Dios nunca se cansa de sembrar. Aunque un padre o una madre se cansennicolas_bl-1562001580284-cathopic con sus hijos, aunque les dieran por perdidos, Dios nunca. Fijémonos que cuando la parábola dice que el sembrador echa la semilla, de cuatro partes que siembra, tres se pierden y sólo una da fruto. Pero no se cansa de sembrar. Incluso, aunque en toda la historia de la humanidad sólo una persona escuchara la Palabra de Dios y tratase de cumplirla, Dios no se cansaría de sembrar y sembrar, porque el sembrador es también el buen pastor que deja las noventa y nueve y se va por la descarriada, porque para él el valor de una sola oveja vale su propia vida.

No nos cansemos de sembrar. En los hijos, los nietos, los amigos, los hermanos… Dios no se cansa, nosotros tampoco. Y si nos cansamos, ya lo escuchamos el domingo pasado: “Venid a mí los que estáis cansados y agobiados y yo os aliviaré”.

Segundo, el fruto de la semilla no procede sólo de la bondad del sembrador o de la calidad de la semilla. También el terreno tiene mucho que ver. Por eso Jesús en la parábola habla de distinto fruto según los tipos de terreno. Y esto tiene que ver mucho con nosotros. Qué importante es pasar tiempo con la Palabra de Dios para que vaya transformando nuestro corazón en tierra buena y dé fruto en nuestra vida. Como el terreno se deja arar por el labrador, así nosotros con el Señor, aunque seamos tierra dura. A Dios no hay terreno que se le resista, con tal que quiera recibir la semilla de la fe.  Podremos ser más duros o más cabezones, Dios sabe cómo tiene que labrarnos a cada uno.

¿Y el fruto? No parece que en la parábola se dé más importancia al que da fruto del cien por cien que al de sesenta o al de treinta. Se resalta que son tierra buena y eso basta, el Señor contento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s